Daniel Rojas.

Qué difícil es hacer un ensayo sobre el encierro, lo primero que se me viene a la mente es dar una definición hueca que parecería ideal para un libro de texto. No es el primer día que vengo, pero esta vez quiero compartirles una pequeña parte de mi experiencia al venir para acá en estas ocasiones que he tenido la oportunidad de compartir el tiempo con ustedes. Analizo lo valioso que es el poder de sus ideas cuando estoy aquí. 

 

El encierro puede ser una limitación física, pero me doy cuenta que es imposible encerrar las ideas y ahí es donde identifico la libertad espiritual, que sin lugar a dudas es la más valiosa porque siempre que hay vida hay esperanza, y veo como las situaciones extremas hacen a las personas más fuertes y más solidarias y eso es un tesoro que me llevo y que no solo aprecio, sino, que trataré al menos de seguir este ejemplo en mi proyecto de vida. 

 

Al escuchar la palabra encierro viene a mi mente un espacio reducido que incide de manera tajante en la vida de quien o quienes lo habitan, al llegar aquí por primera vez, en la primera sesión muy poco de esto percibí, pues, noté mucha libertad mental, en cierta forma los compañeros están presencialmente dentro pero su pensar está en el exterior y eso es de llamar la atención porque al hombre se le puede limitar su libertad física pero no su libertad de pensamiento.

 

Lo irónico de esto es ver cuántas personas que gozan de la libertad viven esclavizadas en una rutina y a un pesimismo agobiante lo cual en cierto aspecto es una contradicción a lo valioso que es la vida y a lo corto que es el tiempo en el que estamos en este mundo. 

 

Un encierro es un espacio de incomunicación con el mundo exterior alejado de las personas importantes en el cual el tiempo se detiene y no se puede avanzar pero, ¿realmente eso es cierto? Es de admirarse la esperanza que se tiene en una situación tan complicada. Tal vez porque aquí uno se da cuenta quiénes son los verdaderos amigos y quién es la verdadera familia donde es tan difícil guardar las apariencias, es aquí donde uno reflexiona lo importante que somos en esta sociedad y lo importante que es esforzarnos día con día como si este fuera el último en este camino misterioso que llamamos vida.